marzo 29, 2013
Couple-Love-Hug-Happiness-

¡A un abrazo de mejorar tu salud!

El contacto físico es una necesidad, una fuente de bienestar, nos hace sentir protegidos, amados y reconocidos. Un abrazo reconforta, nos da seguridad emocional y nos llena de satisfacción. Aunque buscamos abrazos de forma instintiva porque nos hacen sentir bien, los beneficios de  estos gestos están más que comprobados.

Aquí te enumeramos algunos::

  • Fortalecen al sistema inmunológico.
  • Ayudan a evitar la depresión.
  • Reducen el estrés.
  • Inducen el sueño, perfecto para cuando tus niños no se quieren dormir.
  • Te vigorizan y son rejuvenecedores.
  • Te suben la autoestima.
  • Tienen un efecto positivo en el desarrollo del niño y su coeficiente intelectual
  • Favorecen la comunicación positiva.
  • Estimulan la gratitud.
  • Despiertan la creatividad.

Estos increíbles beneficios han sido comprobados gracias a estudios científicos. A través de la resonancia magnética se ha observado que al recibir un abrazo, un apretón de manos o una caricia, el cerebro libera una sustancia llamada oxitocina, la cual estimula el apego.

 

“Cuando disfrutamos la compañía de alguien sin que exista enamoramiento o atracción sexual, es porque al estar cerca de esa persona o al abrazarla liberamos oxitocina, la cual también nos permite sentirnos relajados, ya que disminuye los niveles de cortisol y adrenalina, las hormonas del estrés”, explica Georgina Montemayor, doctora y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

La terapeuta familiar Virginia Satir dice que “necesitamos cuatro abrazos al día para sobrevivir. Ocho abrazos al día para mantenimiento y 12 abrazos al día para el crecimiento”. Esto parece ser comprobado por un estudio de la universidad de Daejeon en Corea del Sur, en el cual se les dio 15 minutos extra diarios de abrazos y caricias a bebés de un orfanato diariamente por un mes. Al final del mes, los bebés del grupo que había recibido esos 15 minutos extra de afecto físico, habían ganado más peso y habían crecido más en altura que el grupo que no había recibido la atención especial.

 

Realmente no necesitamos más razones para abrazar, pero nunca está de más recordar lo asombroso del cuerpo humano y las relaciones interpersonales. Al abrazar a alguien le estás regalando mucho más que el gesto, lo estás llenando de beneficios para su salud y tranquilidad. ¡Es hora de dar abrazos! ¡No esperes más, tu cuerpo y el de tus seres queridos lo necesitan!

Deja un comentario